Lecciones aprendidas en Ferguson

Facebooktwitterlinkedin

¿Por qué no ha habido -y seguramente no habrá- reforma migratoria?

Porque la inmensa comunidad de origen hispano no tiene poder. Y no detentan poder porque son indiferentes a la política. En palabras simples, la mayoría de los ciudadanos hispanos no participan en política, porque no la entienden y, por consiguiente, no votan.

Explicar la reforma migratoria es tan complicado como intentar envolver un triciclo en papel de regalo.

Si crees que la reforma migratoria depende de una simple orden del Presidente… estás equivocado.

Si crees que la reforma se logra si conmovemos a los 233 congresistas republicanos, (a quienes les importa un pepino la suerte de los inmigrantes)… estás errado.

Si crees que la reforma depende del número de paisanos que marchan por las calles pidiendo detener las deportaciones, o de los grupos que viajan a Washington DC con la esperanza de que algún congresista asome sus respingadas narices por la ventana para escucharlos… estás confundido.

Si crees que la reforma es un problema que solucionarán aquellas organizaciones que defienden los derechos humanos… estás perdido.

¿Qué hace la inmensa mayoría de los hispanos por la reforma migratoria? ¡Culpar a otros por su suerte!

(Aunque algunos sensibles y despistados lloran en silencio como si pertenecieran a un sindicato de plañideras aquejadas de conjuntivitis)

Si calificamos -de 1 a 100- lo obtenido con tantas marchas, ayunos, alharaca y aspaviento, el resultado es: ¡Cero!

Entonces, ¿quién podrá defendernos? ¡Por ahora, ni el Chapulín Colorado!

Si quieres que te tengan en cuenta, no te discriminen, ni te irrespeten, asume con decisión tus obligaciones como ciudadano:

1. Regístrate para votar.

2. Estudia a los candidatos que trabajan por los intereses de tu comunidad.

3. Anima a otros hispanos para que se interesen en la política. Y

4. ¡Vota!

¿Algún ejemplo a seguir? ¡Sí! ¡El despertar de los afroamericanos en Ferguson!

Los indignados ciudadanos de Ferguson protestaron por la brutalidad de un policía que acribilló -con seis disparos- a un joven afroamericano de 18 años, que se encontraba desarmado.

¿Cómo respondieron las autoridades a la indignación de los ciudadanos? Desencadenaron sobre ellos una fuerza policial desproporcionada.

¿Por qué esta reacción tan brutal?

Porque a las autoridades nada les importó la indignación ciudadana. ¿La razón? Simple: la mayoría de los ciudadanos de Ferguson no son tenidos en cuenta, porque no tienen poder. Y no tienen poder, porque no les interesa la política.

¿Quién detenta el poder en Ferguson?

Aunque el 71% de los habitantes son afroamericanos, el poder está en manos de los blancos. 6 de los 7 concejales y 6 de los 7 miembros de la junta escolar son blancos. El alcalde y el jefe de la policía son blancos. Y de los 53 policías, 50 son blancos.

¿Quién contrata a los oficiales de policía? El jefe de la policía. ¿Quién contrata al jefe de la policía? El alcalde y los concejales.

Y ¿quién elige al alcalde y a los miembros del concejo de la ciudad? Esa mayoría INDIFERENTE de ciudadanos que no se interesa en la política y, como resultado, permiten que una minoría “racista” les imponga su autoridad.

¿Por qué una minoría blanca, ultraconservadora, se tomó el poder en Ferguson?

Porque del 100% de los ciudadanos con derecho a elegir, sólo votó el 12% en este año, el 11.7% en 2013 y el 8.9% en 2012.

Se necesitaron muchas heridas con balas de caucho, muchos garrotazos y muchas lágrimas derramadas por acción de los gases lacrimógenos, para que la gente de Ferguson cayera en cuenta que hay tres placeres en la vida:

  1. Comer con hambre.
  2. Dormir con sueño, y
  3. Votar CONTRA aquellos políticos que desprecian a tu comunidad.

(fin)

………………………………………………..

VERBATIM

“Hay dos cosas que odio: el racismo y a una familia hispana que vive a la vuelta de la esquina”

Facebooktwitterlinkedininstagram

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *