Los “Misterios de la Navidad”

Facebooktwitterlinkedin

 

Los mayores misterios de la Navidad se pueden evidenciar en las Cartas a Santa Claus. Aquí va una muestra.

“¿Qué te pasa, gordo? El año pasado te pedí un “aparato de aceleración circular de neutrones atómicos” y lo que me trajiste fue un trompo”.

“Querido Santa. Si no me traes la bicicleta de alta montaña, tráeme por favor una trompeta.  A mi amigo Juanito le dio resultado. Molestó tanto con la trompeta, que en enero se la cambiaron por una bicicleta de alta montaña”.

“Querido Santa: Te agradeceré unas pastillas anticonceptivas porque con tantos deberes en la escuela, ya no tengo tiempo para atender más muñecas”.

“Hola. No me vayas a resultar otra vez con que los mejores regalos para esta Navidad son media docena de calzoncillos, unos zapatos, un libro sobre “urbanidad y buenas maneras” y crema para brillar mis zapatos”.

“No aguanto más tus errores. El año pasado te pedí el equipo para mi “barbie” y me trajiste una maquina de afeitar. ¿Estas sordo? Dije “barbie”… no “barba”.

“Hola cretino, ¿es que en el Polo Norte no te enseñaron que cuando uno recibe una carta la debes contestar? Ajusto 12 años escribiéndote, y te advierto, gordo, si este año no me contestas, dejaré de creer en ti”.

“Te pido que me traigas sólo una cosa de todas las cuatro que te listo. Tú escoges.

“un Apple iPhone 6 Plus”

“un Apple iPhone 6 Plus”

“un Apple iPhone 6 Plus”

“un Apple iPhone 6 Plus”

“Querido Santa: Por problemas económicos de mi papá, no quiero que me traigas un nuevo hermanito, pero, por lo menos, cámbiame el cretino actual que ya ajusta cinco años molestándome”.

“Querido Santa: Por fa. No le des el vaso de leche ni las galletitas a tus renos. El jardín lo dejaron vuelto una m… (léase: “miseria”) y mi mamá me puso a limpiarlo”.

“Querido Santa: ¿Por qué coños todos los juguetes que me traes dicen: “made in China”? No eres leal con los fabricantes de juguetes americanos. Empiezo a sospechar que tu abuelo es Mao”.

“Querido Santa: Exijo una explicación. El año pasado cerré la puerta  con doble llave. Aseguré las ventanas y como vivimos en un apartamento no hay chimenea. ¿Confiesa, por dónde diablos entraste?  Te cuento que este año, no me dormiré hasta que descubra ese “misterio de la Navidad”.

“Querido Santa: ¡Alerta! No sé si denunciar a mi papa por robo de identidad, pero el año pasado lo sorprendí haciéndose pasar por ti. Si este año lo vuelvo a pescar, te juro que llamaré al 9-11. Cada año, a 10 millones de norteamericanos le roban su identidad, y tengo que colaborar”.

“Querido Santa: Ayúdame a resolver “el mayor misterio de la Navidad”. ¿Por qué en los regalos que traes nunca incluyes baterías?”

“Santa: Me huelo que tú y mi mamá siempre compran los regalos de Navidad, en las mismas tiendas de descuento y con once meses de anticipación, durante las “rebajas de enero”.

¡Ho, Ho, Ho!

(fin)

VERBATIM

“Si deseas aumentar el misterio de la Navidad, cómprale a tu hijo una caja de baterías, con una nota adjunta que diga: “juguete no incluido”

Facebooktwitterlinkedininstagram

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *